Atrás

Zakopane y las montañas Tatras

Zakopane y las montañas Tatras

La visita en Zakopane es una excelente ocasión para conocer las construcciones de madera de los habitantes de las montañas de Podhale y ver las magníficas villas en estilo de Zakopane y para las cuales la inspiración fue precisamente el folclore de los habitantes de las montañas. Merece la pena visitar la villa Koliba que se encuentra en el Museo de Estilo de Zakopane. Los otros bellos ejemplos del estilo de Zakopane son, entre otros: la villa Pod Jedlami y la encantadora capilla en Jaszczurówka del proyecto de Estanislao Witkiewicz, el creador del estilo de Zakopane. Cerca de Krupówki, el famoso paseo, está el suntuoso edificio del Museo de las Tatras, dedicado a las montañas, el folclore de la región de Podhale y la historia de exploración de las Tatras. En Zakopane se encuentran muchas iglesias y conventos. Y el mayor número de los creyentes y peregrinos se dirige al santuario mariano en Krzeptówki que llevan los Palotinos y el cual está muy vinculado a la persona de Juan Pablo II.  Antes de salir de Zakopane e dirigirse hacia las Tatras, merece la pena subir en el funicular a Gubałówka (1120 m por encima del nivel del mar.). esta loma con vistas panorámicas  se elewa desde el lado norte de Zakopane, justo frente Giewont. La otra posibilidad de ver el panorama de las montañas es subiendo en funicular de Kuźnice a Kasprowy Wierch (1985 m por encima del nivel del mar.). El lago más bello en las Tatras es el de Morskie Oko a los pies de la cumbre más alta de Polonia, Rysy (2499 m por encima del nivel del mar). Hasta la orilla del lago llega un camino asfaltado y frecuentado por los omnibuses de caballo; son 10 km de ida. Después de tanto visitar lo mejor es descansar en las calientes aguas termales en las piscinas del nuevo parque acuático bajo Antałówka.

Reproducir Reproducir