Atrás

Desde Ojców hasta las rocas de Pieskowa

Desde Ojców hasta las rocas de Pieskowa

Al noroeste de Cracovia, se extienden los pintorescos paisajes de Jura, es decir, el valle de las  rocas calizas del Altiplano de Cracovia y Częstochowa. La extensión del terreno se ve cortada por las paredes de la roca caliza que forman el angosto y profundo valle. El más largo y el más interesante es el valle de Prądnik. Sus invaluables paisajes y la naturaleza que lo rodea fueron incluidos en el programa de protección del Parque Nacional de Ojców. En camino a esos valles, desde Cracovia, la mejor opción es llegar a Ojców, a 25 km de distancia, allí podrán ver las ruinas del castillo real y la capilla de madera Sobre el Agua, puesta directamente sobre el flujo del rio Prądnik. Varias rutas turísticas llevan hasta Ojców, a lo largo del valle del rio Prądnik, amuralladas por las paredes de roca caliza y a su vez, entre otros, pasando por la Puerta de Cracovia, ubicada en un desfiladero estrecho al margen de las paredes de roca, hasta llegar a la Gruta de Łokietek. En los alrededores también se puede pasear por la interesante ruta didáctica en la montaña Okopy y a la Cuevas Oscura o visitar la quebrada de Sąspówki, el lugar favorito para los castores que construyen sus diques en la zona. En la parte norte del parque, desde el fondo del valle se eleva el cerro testigo conocido como la Clava de Hercules y detrás de ella, en el tope del acantilado sobre el rio, se encuentra el palacio de Pieskowa Skala, dónde se encuentra un museo muy interesante con sus exposiciones permanentes de cambios en el estilo de arte desde la edad media hasta el siglo XIX y sala de obras y pinturas inglesas. El castillo, con su patio de arcadas, su elegante galería en la parte exterior y jardines abiertos, es uno de los ejemplos más claros de la arquitectura renacentista en Małopolska. En el camino desde Ojców hasta Pieskowa Skala se puede ir a la ermita de la Beata Salomé y a la iglesia barroca en la villa de Grodzisko.  En la edad media en este lugar se alzaba un castillo de madera y en el siglo XIII se construyó el convento de las hermanas Clarisas; cuya madre superiora era precisamente la Beata Salomé. En el camino de regreso desde Ojców, pasando a través de Sąspów y Jerzmanowice, vale la pena visitar la cueva más interesante de todo el valle, la cueva Wierzchowska Górna que está adaptada para ser visitada. También se puede ir a la localidad de Bębło, debajo de la magnífica montaña Grodzisko (512 metros sobre el nivel del mar), siendo este el punto más alto de todo el valle en los alrededores de Cracovia.

Reproducir Reproducir