Atrás

Bacówka Siwa Polana

Bacówka Siwa Polana

Bacówka Siwa Polana
Zakopane Subregión turística: Krakowski
Ocio: Otros
De todos los valles de los Tatra, el valle Chochołowska es uno de los más visitados por los turistas. ¿Y existe mejor refuerzo antes de una larga caminata que un bocado del verdadero oscypek (queso típico de la región polaca de Podhale) de oveja o una loncha del delicioso bundz (queso típico de la zona)? Es muy fácil conseguir los víveres, ya que los tenemos al alcance de la mano en la choza del Wojciech Słodyczka en Siwa Polana, muy cerca del lugar donde aterrizó el helicóptero de Juan Pablo II durante una de sus peregrinaciones.El pastoreo de ovejas en las praderas es una imagen relativamente nueva en la historia de esta profesión en Polonia. Hace tiempo los Górale (habitantes indígenas de la montaña, en este caso de los Tatra) no podían permitirse tal lujo. Tenían que guadañar las praderas en la montaña y los rebaños se desplazaban por los bosques, gracias a lo que se evitaban problemas con los escolíditos. En Polonia en los años 80 todavía se pastaban siete millones de ovejas. Ahora tan solo quedan 350 mil. En Rumanía, donde el número de ovejas de estima alrededor de nueve millones, un rebaño de tres mil animales es básicamente un “rebañito”.Wojciech Słodyczka es responsable por 300 ovejas y en condiciones polacas es un número considerable. Empezó a pastorear a los seis años. Durante años hizo de juhas (ayudante del pastor) en Jaworki, donde aprendió de los pastores con más experiencia. Su primera cabaña la tuvo en Ciche. En 2007 se construyó su koliba (majada) en la desembocadura del valle Chochołowska y es aquí donde vende no sólo los oscypki, żentyca (suero de leche de oveja), sino también bundz y bryndza (queso típico de leche de oveja).La calidad de sus productos la avala el primer premio en el Festival anual de Oscypek en Zakopane que ganó hace años. “Ahora ya no tengo tiempo pa esas cosas” – dice el baca (jefe de pastores), cuya herencia la heredará su yerno.
Reproducir Reproducir