Atrás

Bacówka Stawiska

Bacówka Stawiska

Bacówka Stawiska
Kacwin Subregión turística: Krakowski
Ocio: Otros
En Kacwińskie Pola, entre las suaves colinas Spiskie, pastorea Jan Wilczek. Como él mismo dice, los turistas no suelen visitarlo ya que llegar a su casa es un verdadero reto y un test de orientación. A veces vienen los cracovianos que tienen sus casas de verano en el valle del arroyo, pero aparte de ellos nadie interrumpe el silencio majestuoso de la montaña.El osod significa el redyk de otoño (festejo de la vuelta de los rebaños de las praderas). Se celebra el día del Arcángel Miguel, el 29 de septiembre. Los bacowie (jefes de pastores) y juhasi (ayudantes de pastores) dejan las praderas de montaña y bajan al pueblo, regalando redykołki (pequeños quesitos de oveja) por el camino. Según la tradición, siempre hay que regalar dos quesitos. Las ovejas re reparten y pasan el invierno en las casas de sus propietarios quienes las van a cebar con el heno (sobre todo de hierba y alfalfa), esperando a que llegue la primavera.Jan Wilczek tiene que bajar con un kierdel (rebaño) muy considerable, ya que cuenta con 1000 ovejas, de las que 600 son lecheras. Trabajan con ellas seis juhasi y unos cuantos pastores de Tatra. Los alrededores son el lugar de pasto de no menos de cinco bacowie. Sin embargo Stawiska es la zona más bonita. Lejos del tumulto, con maravillosas vistas del piedemonte de Podhale. A pesar de la distancia y el camino complicado, vale la pena vistar la bacówka (majada) en Stawiska, beber una tradicional taza de żentyca (suero de leche de oveja) y escuchar historias de como Jan Wilczek hizo de juhas en Ucrania, o ver como es el pasto de 100 ovejas en 180 hectáreas del campo, gracias a las que es posible producir incuso 30 oscypki (quesos típicos de la región polaca de Podhale) a diario. También puedes escuchar como sopla el viento en el campo, estirar las piernas y, simplemente, descansar.
Reproducir Reproducir